El crédito se tomó a Bogotá